Los editores de la Premio Nobel de Literatura, sobre las trabas para importar sus libros en la Argentina: “Parece mentira que sea una política aceptable”

Hablamos con los responsables de Pre-textos, la editorial valenciana que publica a Louise Glück en español. Ejemplares que acá no se consiguen y que con el cepo demorarán en llegar.

En esta foto del 22 de septiembre de 2016, la poetisa Louise Glück antes de recibir la Medalla Nacional de Humanidades de 2015 del presidente Barack Obama, en la Casa Blanca, en Washington. Glück fue anunciada el jueves como la ganadora del Nobel de Literatura 2020.

Horas después de anunciado el Premio Nobel de Literatura para la poeta neoyorquina Louise Glück, las oficinas de la editorial Pre-textos, en Valencia, están desbordadas. De pedidos de entrevistas, preguntas urgentes y, por supuesto, celebración. La exquisita editorial, cuyos libros suelen estar por encima de los precios estándar, tiene motivos para descorchar, pues como dice su editor general Manuel Borrás, apostaron por la autora americana cuya difusión fue difícil. Ahora, preparan la reimpresión de todos sus títulos.

También será difícil conseguir sus libros en la Argentina o, si se quiere, un poco más difícil de lo que ya era encontrar este sello, a la luz de las nuevas trabas a la importación, el llamado cepo, que tiene a las editoriales españolas en pie de guerra. “Somos muy conscientes de las trabas que se están poniendo a la entrada del libro español, con el fútil pretexto de la industria nacional —dice Lucía Heredia, de Pre-textos—. Parece mentira que en pleno siglo XXI sea esa una política aceptable cuando se ha demostrado que todo proteccionismo lo que perjudica, precisamente es a la propia industria nacional”.

También argumenta que si la difusión de Glück entre los lectores de habla castellana fue difícil, no fue por sus textos, una poesía accesible. “Primero, hemos encontrado una resistencia crítica, más que resistencia, se diría indiferencia —dice Borrás—. Por otro lado, y a consecuencia de esto, no hemos encontrado tampoco la complicidad librera. Nadie echa de menos a un desconocido. Si ante la avalancha de novedades la verdadera literatura queda sepultada por la cantidad, tenemos como resultado la ignorancia y la indiferencia”.

Jorge Waldhuter, de la importadora y distribuidora Waldhuter, habló y detalló los laberintos burocráticos que tiene que sortear para lograr traer los libros de la escritora a la Argentina. Uno de los obstáculos es que los importadores no pueden recibir envíos que superen los 50 kilos o los 3000 dólares. Además de los papeleríos de la Aduana.

Por lo pronto, ya hicieron una preventa y les pidieron 700 ejemplares. Hasta el momento tienen confirmados tres envíos de entre 150 y 180 libros cada uno. En caso de que la demanda se incremente, intentarán coordinar un envío aéreo que les permitirá importar hasta 1500.

Louise Glück es autora de once libros de poesía y de ensayos sobre la materia que le han valido numerosos premios importantes, como el Pulitzer. Esta mañana, la academia sueca, en una ceremonia con la debida distancia social, anunció el premio “por su inconfundible voz poética, que, con una belleza austera, convierte en universal la existencia individual”.

El galardón a Glück sucede al de la polaca Olga Tokarczuk del año pasado (compartido con el austríaco Peter Handke) y, antes, a Svetlana Alexiévich y a la canadiense Alice Munro. Glück es la cuarta mujer premiada en diez años y la cuarta, en esta década, que escribe en inglés. Por el camino quedaron otras que figuraban a la cabeza de las listas de favoritos, como Jamaica Kincaid, la guadalupeña Marysé Condé y dos canadienses: Anne Carson, también poeta y ensayista, y la novelista Margaret Atwood.

Con el Premio Nobel, la obra de Louise Glück recibe el consecuente abrazo de popularidad. Y gana lectores. Aquí, los que encarguen el envío (aunque se están reportando demoras importantes también en esa modalidad), o en algún formato digital.

DEJANOS TU COMENTARIO