Un hombre intentó engañar a la enfermera con un brazo de silicona para obtener el pase sanitario

El denunciado quería obtener el certificado de vacunación e ideó un plan para engañar al sistema de salud.

Foto ilustrativa. Un hombre intentó burlar el sistema de salud italiano.

Un hecho insólito ocurrió en Italia donde un hombre antivacunas fue denunciado tras idear un plan para engañar al sistema de salud empleando un brazo de silicona, para evitar ser vacunado contra el coronavirus, y conseguir el pase sanitario que aplicó el país europeo.

El episodio ocurrió en Biella, un municipio de 44.000 habitantes de la región de Piamonte, ubicado al norte de Italia. Filippa Bau, la enfermera a cargo de vacunarlo fue la que se dio cuenta del engaño que intentaba llevar adelante el acusado de 50 años.

Al llegar al centro de vacunación, tras hacer la cola, al hombre le tocó su turno por lo que firmó el consenso para la vacuna delante del médico. Luego se sentó en la silla, se acomodó y colocó el brazo cubierto por una capa de silicona. La enfermera explicó que al creer que el hombre había sufrido una amputación y le presentaba el brazo equivocado, para no ponerlo en una situación incómoda, le pidió el otro, según consignó el medio italiano Corriere della Sera.

Al ver que le enseñaba un brazo de silicona “exactamente igual que el otro” comprendió que el hombre estaba intentando engañarla para que le suministrara el fármaco en un brazo falso. Es que el hombre se había puesto un traje de medio cuerpo de pecho masculino de silicona, con brazos y cuello incluidos.

“Me di cuenta, en un instante, de que el hombre que tenía delante estaba tratando de eludir la vacunación mediante una prótesis de silicona en la que esperaba que yo, sin saberlo, le inyectara el medicamento”, explicó la mujer, quien contó que “como profesional se sintió ofendida”.

Una vez que lo descubrió, el hombre se sinceró e intentó convencerla de “pasarlo por alto” y continuar con la farsa. Ella sin dudarlo se negó e hizo llamar a sus superiores.

Finalmente, el hombre reconoció que los había intentado engañar para conseguir el pasaporte sanitario que sólo pueden tener las personas vacunadas o que hayan pasado la enfermedad y que desde el lunes próximo será necesario para poder acceder al interior de bares, restaurantes, locales de ocio y edificios públicos.

El centro de vacunación lo denunció por fraude a los carabineros y ante la fiscalía.

Por su parte, Alberto Cirio, presidente de la región de Piamonte, se manifestó respecto al insólito episodio, y opinó: “El caso roza el ridículo. Si no fuera porque estamos hablando de un gesto de enorme gravedad, inaceptable ante el sacrificio que la pandemia está haciendo pagar a toda nuestra comunidad, en términos de vidas humanas y costos sociales y económicos”. A su vez, Cirio elogió “la rapidez y habilidad de la operadora sanitaria” quien se dio cuenta e impidió que el sujeto “que ahora deberá responder a la justicia, concrete su plan”.

DEJANOS TU COMENTARIO